Una manzana llamada Cuba.

Con la visita de Raúl Castro a México, este viernes y sábado, se cierra el círculo de la estrategia de reacercamiento con Cuba lanzada por el gobierno de Enrique Peña Nieto desde su llegada al poder, luego de 12 años de deterioro de la relación con la isla por los gobiernos panistas de Fox y Calderón. En Mérida, en la primera visita a nuestro país desde que asumió el poder en 2006, el presidente cubano busca también un socio estratégico para su nuevo modelo económico de apertura, donde la inversión mexicana puede ser un factor de equilibrio que evite el avasallamiento de los capitales de Estados Unidos, con quien acaban de restablecer relaciones y negocian el fin del embargo económico.

México sabe también que en estos momentos la isla de Cuba es una apetitosa manzana para la inversión extranjera; y grupos de empresarios mexicanos ya se han apuntado en proyectos de infraestructura y turismo, con la nueva Ley de Inversión Extranjera y la “Cartera de Proyectos Prioritarios” definida por el gobierno cubano para promover la inversión en su país. Así que, al componente histórico de cercanía y hermandad en la relación bilateral, se suma en esta visita un interés mutuo ante la inminente apertura de un mercado casi virgen como el cubano.

Por eso Peña Nieto ha concedido especial importancia a la agenda de esta visita, negociada por la canciller Claudia Ruiz Massieu el pasado 19 de octubre en La Habana. Las reformas económicas, tanto de la isla como de México, serán temas que tratarán los dos presidentes. Y en la agenda mexicana está el interés de al menos 65 empresas nacionales que, desde mayo de 2014, fueron en misión empresarial por el país caribeño a explorar oportunidades de inversión, durante la instalación de la Consejería Comercial de ProMéxico. Tan solo en el sector turístico hay 60 empresarios mexicanos listos para invertir en desarrollos y hoteles en la isla, y varios de ellos presentaron sus proyectos en la reciente visita que realizaron el 3 y 4 de septiembre pasados a La Habana con el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid.

Cuba también tiene interés en la inversión mexicana y en el turismo proveniente de nuestro país, que de enero a junio de este año fue de 45 mil mexicanos que visitaron la isla. De hecho, el gobierno cubano y diversos actores del sector turístico isleño han impulsado el proyecto de un desarrollo “multidestino” que integre el Caribe Mexicano (Cancún, Playa del Carmen y la Riviera Maya) con las paradisiacas playas del caribe cubano como Varadero.

Así que en Mérida, hasta donde se traslada el presidente y parte de su gabinete este fin de semana, habrá mucha fraternidad, hermandad y reacercamiento entre dos naciones siempre “hermanas”. Pero también, en mucho, la primer visita del presidente Raúl Castro a territorio mexicano estará marcada por el interés de una alianza estratégica comercial y económica que México y sus empresarios buscan para expandir sus inversiones en Latinoamérica (somos el 3er. socio comercial de Cuba en la región) y a los cubanos les permite diversificar y equilibrar su codiciada apertura y evitar así que el Imperio —antes tan temido y hoy otra vez amigo— se coma completamente la apetitosa manzana caribeña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s