Cada vez que #Cuba y #EEUU se reúnen a conversar, los caminos se acercan.

Sarah Stephens.
Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas, con sede en Washington.

Pocas personas conocen como Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas (CDA), con sede en la capital estadounidense, la difícil trama que mueve los hilos en Washington en el tema de las relaciones Cuba-Estados Unidos, y cuánto afecta el bloqueo a la Isla. A ella acudimos para conversar sobre el contexto en el que se produce esta visita de Malmierca. Por la relevancia de esta conversación la compartimos íntegramente.

-En una nota en nombre del Centro para la Democracia en las Américas (CDA) tras las nuevas regulaciones de los Departamentos de Comercio y el Tesoro, del 27 de enero, usted dice sentirse optimista de que el gobierno hará uso de su autoridad ejecutiva para ir más lejos en las semanas y meses por delante. ¿Exactamente en qué dirección podría avanzar más la administración de Obama a corto plazo?

-En varias reuniones y conversaciones que tuve con funcionarios de la administración Obama, me impresionaron por su compromiso para hacer más y su reconocimiento de que los últimos días del Presidente han llegado –en ellos se mezclan el deseo y la urgencia a la hora de enfrentar los problemas que le esperan. Existe una amplio consenso entre expertos de la legislación y de la política de que el Presidente puede usar sus poderes ejecutivos para permitir viajes no turísticos a los individuos dentro de las reglas people to people; aumentar exportaciones estadounidenses a Cuba e importaciones cubanas a los Estados Unidos; y aliviar a las instituciones financieras de la ansiedad que supone ser objeto de multas si participan en transacciones autorizadas con clientes cubanos.

Las ventajas de hacer esto están claras; será beneficioso para el pueblo de los Estados Unidos y de Cuba, aumentaría actividad comercial, y ayudaría la economía cubana, y así lograr un acercamiento entre nuestros países. Uno de los mayores logros del Presidente Obama en su apertura diplomática hacia Cuba es haber cambiado el enfoque de su política: los intentos de minar la economía y al gobierno cubano, han derivado en acciones que normalizan sus relaciones de tal manera que sirve a los intereses nacionales de los EEUU y beneficia al pueblo cubano.

-Algunos comentaristas han considerado que estas medidas constituyen un paso “gigantesco” en el proceso de normalización de relaciones entre los dos países. Sin embargo, otros consideran que estas regulaciones son limitadas, de difícil concreción y no reflejan una clara voluntad del presidente Obama de blindar con hechos su nueva política hacia Cuba. ¿Cómo lo ve usted?

-Ese cambio de enfoque del Presidente hacia Cuba es de por sí un paso gigantesco. Ahora ha adoptado un camino preciso y paso-a-paso  (step-by-step) para lograr lo que él siente que puede lograr dentro de las límites de la ley, en particular las leyes del embargo. Para quienes deseamos la normalización de relaciones, entre los que orgullosamente está el CDA, es importante asumir una perspectiva de largo alcance; cualquier paso individual puede parecer limitado, pero cada cambio en la política vistos de conjunto son audaces y dramáticos comparado con lo que había antes, y deben ser apreciados de esa manera.

-Las autoridades cubanas han expresado que estas medidas se ven dificultadas por la prohibición de utilizar el dólar norteamericano en las transacciones. ¿Tiene facultad el Presidente para  cambiar esta regla? ¿Cómo afecta esta circunstancia al empresario estadounidense? 

-El Presidente Obama siempre ha operado dentro de la ley; a veces esto ha significado ampliar el derecho de los ciudadanos estadounidenses y los intercambios comerciales con Cuba, y a veces ha significado la aplicación estricta de las regulaciones que están diseñadas para impedir transacciones comerciales y que son consistentes con el embargo. Esto genera temor en muchas compañías norteamericanas, incluyendo instituciones financieras, temor a tratar con consumidores cubanos o a avanzar en contratos con Cuba. Numerosos expertos legales consideran que él tiene la autoridad para cambiar el clima regulatorio en cuanto a las transacciones en dólares y propiciar una actividad comercial más amplia para que empresarios estadounidenses puedan intercambiar con sus homólogos cubanos sin temer a que los vayan a multar. Yo espero que el Presidente tome semejantes decisiones en el tiempo que le queda al mando.

-Diversas fuentes en Estados Unidos han comentado la posibilidad de que el Presidente Obama vaya a Cuba a principios de marzo.  ¿Cuál sería el impacto en la isla de una visita del Presidente a La Habana?  ¿En Washington?  ¿En las elecciones presidenciales y legislativas del 2016?

– He estado viajando a Cuba desde 2001, y jamás he visto semejante emoción en la Isla, al menos cuando se trata de los Estados Unidos, que en los días en que el Presidente Obama y el Presidente Castro se dieron un apretón de manos en el Homenaje a Mandela (en Sudáfrica), o cuando el Presidente Obama citó a José Martí el 17 de diciembre. Lo que el Presidente estadounidense reconoce – a diferencia de sus predecesores– es el valor que los cubanos dan a su soberanía nacional y a la dignidad humana. Él trata a Cuba y al pueblo cubano con respeto – tal como debe ser–, lo que lo aleja de hecho de la política anterior. Éste es la razón por lo cual yo creo que si él visita a Cuba, el Presidente será recibido de forma calurosa por el pueblo cubano, y creo que si realiza esta visita aumentaría el apoyo – ya altísimo – de los estadounidenses a su política hacia Cuba y a todo lo que ha logrado.

-Algunos de los candidatos republicanos para la presidencia del país han criticado la apertura de la Casa Blanca hacia La Habana.  Si uno de esos candidatos gana la elección, ¿pudiera darle marcha atrás a esas medidas positivas?

-Mi organización, el Centro para la Democracia en las Américas (CDA), es una institución sin fines de lucro y no toma posiciones políticas frente a la elección. Pero es posible examinar las posiciones de los candidatos sobre la política EEUU-Cuba y concluir que muchos revertirían la política (de Obama). Nosotros creemos que cada vez que un norteamericano visita a Cuba, cada vez que nuestros funcionarios se reúnen para trabajar en los problemas que nos dividían, los argumentos para avanzar en los cambios se fortalecen.

-¿Qué posibilidades hay que el Congreso apruebe legislación este año para eliminar o aliviar el bloqueo?

-Nosotros en el CDA estamos trabajando para fortalecer el apoyo a los cambios del Presidente, defenderlos de las críticas y evitar que puedan ser revertidos, además de educar a los hacedores de políticas y al público sobre la necesidad de completar el proceso de normalización. Estamos orgullosos de que tres veteranos de los viajes del CDA a Cuba – el Senador Klobuchar, y los Representantes Tom Emmer y Kathy Castor – están a la cabeza de los esfuerzos en el Congreso estadounidense para revocar el embargo. Es nuestra esperanza de que esta legislación reciba un creciente apoyo en el Congreso ahora, y nos enfocamos hacia 2017 para alcanzar los votos que permitan revertir el embargo de una vez y por todas.

-El año pasado llegaron 145 000 visitantes de EEUU a Cuba.  ¿Cuál ha sido el impacto en EEUU de tantos estadounidenses haber visto a Cuba con sus propios ojos?

-He tenido la suerte de haber organizado varios viajes a Cuba para 112 miembros del Congreso y veteranos asistentes de congresistas, dos gobernadores estadounidenses, más de 50 empresarios privados y cientos de líderes dedicados a la filantropía, asuntos femeninos y de las artes para examinar directamente los impactos de la política norteamericana en el el pueblo cubano. Puedo hablar del efecto que esto tuvo en ellos. Casi todos los que nosotros hemos llevado han regresado a los Estados Unidos con mayor admiración hacia el pueblo cubano, con una mayor comprensión del gobierno y la historia de Cuba, y el deseo de acabar con el embargo y normalizar las relaciones. Más que todo, nuestros viajeros concluyen que, para cualquiera que viva en los EEUU, debería ser totalmente legal la visita a Cuba en sus propios términos, sin tener que rogarle al gobierno estadounidense. Ellos quieren libertad para viajar a Cuba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s