Y los villanos se pintan de héroes (I)

joven-cadete-de-eeuu-con-el-che

A cincuenta años de su asesinato en Bolivia por fuerzas del ejército de ese país y con la complicidad de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, Ernesto Guevara de la Serna (Che) continúa siendo un símbolo de juventudes y de lucha revolucionaria.

Los arquitectos de la dominación y de la explotación en el mundo -disfrazadas de desarrollo y  libertad- han propagado el miedo y odio a las ideologías contrarias a sus intereses para seguir con sus planes sin que las mayorías sospechen de su condición de piezas en un juego beneficioso para las corporaciones y los orgullosos millonarios de hoy.

Por eso la guerra contra el comunismo, las agresiones militares en países de Asia, África y América Latina, la propaganda malintencionada y los asesinatos directos, como los que cegaron las vidas del Che y de sus compañeros en suelo boliviano aquel año de 1967.

Los verdaderos enemigos de los pueblos -entre los que se incluyen gobiernos, grupos de poder y medios de comunicación a su servicio- no escatiman en recursos para empañar la imagen de los combatientes progresistas.

Por estos días, en que muchas personas recuerdan al Che Guevara, medios que se venden como defensores de la objetividad periodística, se han ensañado contra el legado del guerrillero que llamó al imperialismo por su nombre y que luchó por causas fuera de su Argentina natal para acabar con las injusticias.

Algunos medios como CNN en español han exprimido sus amargas esencias para destruir no solo la imagen de un hombre, sino también los sueños de mejor futuro, con anuncios de publicaciones abiertamente falsas y con entrevistas a los peores personajes, como el ex-agente de la CIA, Félix Rodríguez, encargado de capturar y dar muerte al Che.

No se puede pedir al olmo que dé peras, pero no se puede perdonar la desfachatez de difundir información fabricada en la mente macabra de personas sentenciados por la historia -aunque no por conciencia propia.

Para alguien que busque documentación objetiva, es inadmisible que un mercenario como Rodríguez, contratado por la agencia y el gobierno que más daño han causado a los países latinoamericanos, aparezca en espacios estelares diciendo mentiras y ufanándose por piadoso de haberle concedido la “última voluntad” al Che de trasmitirle un recado a su esposa.

Afortunadamente, a la par de los villanos disfrazados de héroes, existen personas dignas en su condición humana que intentan ver más allá de la cortina de humo de los grandes medios.

Y aunque existan fuerzas macabras, no se detiene el legado espiritual e icónico de Guevara, quien reapareció en mayo de 2016 bajo el uniforme del Teniente de segunda Spenser Rapone, de la Academia Militar de West Point, la formadora más importante y prestigiosa de los oficiales estadounidenses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s