Pinar del Río celebró su tercera sede del 26 de Julio.

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, presidió en Vueltabajo el acto central por el aniversario 64 de la gesta del Moncada y Día de la Rebeldía Nacional.

Con el recuerdo del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, y presentes sus ideas y legado, los pinareños conmemoraron este miércoles en la Plaza provisional de la Revolución del reparto Hermanos Cruz, el ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, sin la presencia física del líder de la Revolución, por vez primera.

Pinar del Río es una urbe renovada y arropada de azul, blanco, rojo y negro, donde el protagonismo en esta jornada lo tiene la Plaza provisional de la Revolución, que ampliada, pavimentada y reformada, acoge a 10 mil personas sentadas y a otra multitud de pie, quienes desde horas de la madrugada se dieron cita para el acto.

Sigue leyendo

Anuncios

Se unen a conmemoración por el 26 de julio, mandatarios latinoamericanos

 

Fidel CastroEl líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro no estuvo este viernes físicamente en la celebración del asalto al cuartel Moncada, que dirigió hace 60 años, pero fue una referencia constante de todos los mandatarios de Latinoamérica y el Caribe que asistieron en Santiago de Cuba al acto conmemorativo.

Desde el primer orador de la jornada, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, las menciones a su persona ocuparon destacado lugar en esta jornada, que reunió aquí a cuatro mandatarios latinoamericanos e igual número de jefes de gobierno del Caribe insular. Sigue leyendo

26 de Julio de 1953, mucho más que una fecha

-historia-me-absorvera-alegato-de-defensa-16-octubre-1953A principios de los cincuenta, el panorama político de la sociedad cubana vivía un vacío ético alarmante. El 10 de marzo de 1952 y mediante un golpe de Estado apoyado por la CIA, Fulgencio Batista se hizo con el poder derrocando a Carlos Prío Socarrás. Para justificar su golpista intervención, Batista alegó que Prío tenía sumido al país en la bancarrota, donde las drogas y el juego eran elementos habituales en el diario acontecer de la Isla –en realidad, Prío fue eliminado de la escena política cubana porque se estaba distanciando de los intereses del gobierno yanqui, no a favor del pueblo sino de su propio bolsillo-. Aunque aquella afirmación era cierta, el nuevo lacayo del imperio norteamericano –nuevo relativamente, porque entre 1940 y 1944 presidió por primera vez la República- no hizo otra cosa que agravar la ya caótica situación de la población cubana que, de manera ilegal, gobernó hasta el primero de enero de 1959, día en que, junto a sus más estrechos colaboradores, huyó del país cargado de dinero público. Cabe recordar que Batista derogó la Constitución de 1940 e intentó, en vano, legalizar la situación política creando unos “Estatutos Constitucionales”. Sigue leyendo